martes, 23 de junio de 2009

La maldita insistencia de tu ojo

video

Texto inédito, a publicarse en la obra autorial "Arcada".

Filmación y post producción: Felipe Smides.

Santiago, Chile; 21 de junio 2009.

(Introducción a Rayuela)



... Tratar de escribir una novela en la que los elementos psicológicos no ocupen el primer plano, sino que los personajes estén dominados por lo que yo llamaba una figura o constelación y actúan haciendo cosas sin saber que están movidos por otras fuerzas ...

Julio Cortázar.

Traerme tu lenguaje de otra vida



Fotografía: Felipe Smides
Santiago, Chile
2009

.

Ya no es justo hablar de peces.

Voy a inventar un nuevo animal
que diga lluvia
y hable de los umbrales mermados.

El nuevo animal será tierno
y despeinado
y tendrá los labios rugosos;
de modo que al amarnos
me deje la piel herida
y vuelta a regenerar.

(Dicen que el agua
es cuestión de costumbre)



Basta, animalito morado




(Déjame hacer dulce
la faena)

Constelación y actúan haciendo




Que me digas que tienes una idea
y que esa idea consiste
en vivir poéticamente
esta tarde anaranjada que tenemos,
enrojeciendo la amalgama de tu trazo;
o el hilo con que urdo
la paráfrasis de toda excusa.

Descripción de un amor físico

Yo no sé si tú sabes
que la gente mira
cuando por primera y segunda y tercera vez
ejerces el vaivén del trazo.

Algunos se preguntan
por la forma que adquiere esa belleza zurda
cosida a tiempo completo
como la costilla que le sacaron a la primera hembra
y todos sin saber,
jurando por el barro
y Adán
y la manzana envenenada.

A ratos te preguntan
por los animalitos que bordean la bravura
o las flores los tallos las nervaduras
y tú escoges un cabello
y cambias las mayúsculas por esdrújulas
arrastrando la yema del dedo
por ese cuerpo que no deja de ser otro
para amalgamarse a tu huella dactilar
y así perderse con tu sello
de animal huérfano, dadivoso y salvaje.

Camaleón











Que me pidas poemas
de ésos que hacen
cosquillas.

Timbres de agua o el inicio del invierno


Dicen que los 21 de junio
se produce el día más breve del año.

"Solsticio de invierno"
es una de las frases más bellas
para escribir.

Quizás en algún momento
justamente se teje
aquella conversación mimética
entre el otro lado
y éste.

viernes, 19 de junio de 2009

La Furia del Libro


Programa de actividades

19 de junio

19:00 hrs. Presentación de antología de poesía francesa, por Chantal Bideau, Vox Ediciones.

20:00 hrs. Noche de apertura. Recital con los poetas: Germán Gana, Galo Ghigliotto, Pablo Paredes, Gladys Mendía, Gustavo Barrera, Camilo Brodsky.

Música en vivo.

20 de Junio

14:00 Lanzamiento de Jaunisse 1. Carlos Henrickson. Alquimia Ediciones.

15:00 Lanzamiento Antología Nunca Nunca. Clara Quero y Cristina Bravo. Microeditorial Lingua Quiltra.

16:00 Presentación de Puntociego Ediciones

17:00 Conversación y lectura con José Ángel Cuevas.

17:30 Conversación y lectura entre: Juan Pablo Sutherland, Pedro Lemebel y Felipe Rivas; en torno a Literatura, Política y Género.

18:00 Lectura Gustavo Barrera, Alejandra Fritz, Elvira Hernández y Edson Pizarro. Ripio ediciones.

18:30 Lanzamiento Epew-Fabula. Nuevo Imaginario visual de la poesía Mapuche. Piedra de Sol Ediciones.

19:15 Recital de Poesía y Narrativa actual: Jaime Huenún, Felipe Moncada, Tomás Browne, Yeco Aguilera, Lucas Costa, Enrique Winter, Víctor Quezada, Rafael Rubio.

20:00 Performance “Putas para Huidobro”. Eli Neira.

20:30 Lanzamiento de Segunda Serie Poetas del Puerto. Rabiosamente Independientes.

21:00 Federico Eisner. Poesía+Música (solo al bajo eléctrico) Música Electrónica Experimental.

21 de junio

12:30 Presentación de las leyendas The lanterns of Pillan y When the moai walked (Lectura de leyendas chilenas en inglés, apoyo de imágenes a través de power-point. Amapola Editores.

13:00 Cuentacuentos Infantiles. Eva Passig.

13:30 Leyendas chilenas adaptadas por el equipo Amapola Editores.

14:00 Presentación del libro A la sombra, Encuentro Lit. en el recinto penitenciario femenino. Alquimia Ediciones.

14:30 Muestra de Videopoesía, Varios autores.

15:00 Lanzamiento de Lenta. Alexia Caratazos. Alquimia Ediciones.

15:30 Lanzamiento de Revistas Literarias: Los Poetas del 5, Cuadernos Quiltros N1, La Piedra de la Locura, Chancacazo.

16:00 Lanzamiento de Los Perplejos. Cynthia Rimsky y Lanzamiento de Colección Reserva, Ricardo Loebell. Sangría Editora.

16:30 Recital de Poesía y Narrativa: César Cabello, Juan Pablo Pereira, Julieta Marchant, Marcos Arcaya, Guido Arroyo, Diego Ramírez, Felipe Becerra.

17:00 Lectura Poética: Carolina Vega, Leonardo Quezada, Rodrigo Romero-Flores, Cristian Moyano.

17:30 Proyección de documental “Señales de Ruta”, de Tevo Díaz, sobre el Poeta Juan Luis Martínez.

18:00 Conversación y lectura con Carmen Berenguer. Organiza: Catapulta Libros.

18:30 Presentación de Editorial Mansalva de Argentina, conversan el director de la editorial Francisco Garamona, y el crítico del diario El Mercurio, Pedro Pablo Guerrero.

19: 00 Presentación del libro “Sobre la ausencia” de Carlos Droguett, y exhibición de video del autor. Presenta: Roberto Contreras Organiza: Lanzallamas Libros.

19:45 Presentación de Libro Los Cantos Ocultos, antología de poesía de Jaime Huenún.


Entre las editoriales participantes se encuentran:

Editorial Moda y Pueblo
Puntociego Ediciones
Ediciones Cataclismo
Lanzallamas Libros
Ortiga Ediciones
Microeditorial Lingua Quiltra
Rabiosamente Independientes
Ediciones del Temple
La Piedra de la Locura
Ripio Ediciones
Sangría Editora
Piedra de Sol Ediciones
Ediciones Luciérnaga
Revista Los Poetas del 5
Mythica Ediciones
Amapola Editores
Editorial Gog y Magog (Argentina)
Vox Ediciones (Argentina)
Editorial Mansalva (Argentina)
El niño Stanton Ediciones (Argentina)
Editorial Black & Vermelho (Argentina)
Editorial Zignos (Perú)

Los esperamos en Villavicencio 323, Barrio Lastarria (Metro Universidad Católica)

ENTRADA LIBERADA

sábado, 13 de junio de 2009

(Como si fuéramos vampiros)


Tocarte.
Enrollarme la lengua
sobre la butaca
de un cine.

Es la dignidad


Dice partes del cuerpo con una tibieza microscópica como si a ella le sobraran historias y experiencias y parte del miedo que siento cuando la escribo. Yo más bien la dejo pasar implorando una gesticulación vedada en el vértice. Entonces finge lo que pretendo ser y transformamos el pronombre, el sujeto, el objeto de deseo transmuta y jadea. Yo la miro escribiéndome. Ella espera ser descrita, entonces la extiendo como bifurcación de mis paréntesis; voy inclinándola hacia el terror del padre, hago que hable este decir desde mis agujeros. Mis agujeros son todos los sinónimos del hambre, están escritos en esta página en blanco que nosotras tan bien conocemos. Ella, yo, la que me lee, esa forma en que nos tocamos al mirar bajo los dedos. Entonces me apela con voz de hija clausurada y paso a ser la madre, la noche, el endometrio rojizo de su maravilloso cautiverio. Porque la amo. Le digo ella y yo, asumiendo los carices de este pacto en que la merma nos contiene. Ni ella ni yo estamos acabadas, sino apenas dibujadas desde el vientre. El cuerpo es la brasa que los perros nos lamieron. Dice palabras y le enciendo los dobleces. Voy al detalle, al predominio, a la juntura. Exploro en sus formas de encadenar el lenguaje. Le pregunto. Me respondo qué hacer. La dejo sola, sabiendo que vendrá. Me aprieto al decir su confesión de fusilada. Recojo su pulpa, su magma, su trazo. Todas mis madres han sido castradas. El resto de los agujeros fueron letras que las piernas nos trabaron sin querer. Mis madres. Las hijas de otras. Sin saber la llamo otra; a veces desde sí misma. Ella finge secretos que desconozco; se adhiere a estos colores. Caminamos por calles latentes en su leva. Me mira sin que yo la vea, porque cuando se distrae, dibujo peces de agua. Para ella. Para los agujeros y este descansar silente que somos ella y yo figurándonos madre fulminándonos hija nosotras que ardemos en la escasez del hilo. Húmedas en la herida de las terceras personas. Cada vez basta. Cada vez exacerba el delirio aumenta el trozo disminuye la mortalidad. Sin embargo. Ambas movilizadas por este afán. Depiladas, sedosas. Pongo mi boca en su boca. Hundo mi lengua en el agujero de su paladar. Le busco los labios, escarbo sinónimos. Qué decir de abajo y de arriba, superponiendo el habla a una cofradía cuando viene, cuando voy, cuando me escondo. Coincido en su llanura de hablante. Le colmo el pelo de azafrán. No sólo la palabra, sino la manera en que huele, en que palpa, en que se ovilla sobre un gato bajo los tejados. Trenzo la hebra para tejerla. Me dice que sí, que le gusta, que gritará. Entonces, escribo repitiendo incansablemente que no debo olvidar nada. Porque la noche, porque la causa, porque la levedad del gusto enciende una pequeña llamarada.

viernes, 12 de junio de 2009

Paréntesis con tilde






Para tragarme tu lengua de seda

jueves, 11 de junio de 2009

(Anotarlo hoy)









Los restos que guardé de tu endometrio podrían -en el mejor de los casos- transformar para bien lo intangible.









______________________________________________
* Esta noche te robo las palabras y los tildes yo.

.







TRÁTAME COMO SI ESTUVIESES BEBIENDO





PARTE DE MIS VASOS SANGUÍNEOS





Me mira, y escribe:


(Me gusta sentir
lo natural
de tus axilas de ave
en cuerpo de pez)

martes, 9 de junio de 2009

Sí.








A veces dejo la motosierra en casa.







Arcada



Capítulo 3: Títulos.

Fotos como capítulo 4. (Anexo)

* Muñecas: No incluír.

Intervenir mucho +. Desfigurac. de la autora.

Ojo con el diseño. Dejar E° en blanco.

Necesidad de + epígrafes. Woolf, Eltit.

Evolución. Tenderini -> Actualidad. Transgresión de la moral que no resulta forzada.

Juegos del lenguaje.

Ojo con reiteracs. de palabras.

Sobreadjetivac. sin ser Neobarroca.

Ojo con títulos.

"Auscultándose" -> Eliminar.

Rechinar / Falange.

(Aquí hace falta un dibujito)

Hipotermia


Proyecto en veremos




-> La locura de la locura.
-> La dependencia filial.
-> El temor a un otro, en tanto figura masculina amado/amante; amado/hijo.
-> El lenguaje del cuerpo.
-> La abertura físico afectiva.
-> Recibir v/s penetrar.




(Cómo diablos) Transformar eso en palabras.



Acá todos hablamos, aunque nadie nos vea.

1981


Entonces, cerró las puertas
y dijo que yo no sería su nieta
mientras siguiera pregonando
esta rebeldía roja
entre la fuerza productiva
de su rebaño.

.



El otoño cruje
como una mordida
inicial.


Fotografía: Felipe Smides

www.flickr.com/photos/felipesmides

Aída


Tengo pavor de que te vuelvas loca y no sepas de los perros en el jardín.
Yo no quiero vestirte entre aquellos internos que vociferan fórmulas para adquirir nuevas enfermedades. Ellos, desnudos; tú, al oeste de su bravura.
La psicosis me resultaba hermosa para las palabras, aunque ahora se me vuelve infértil como trazo de tu matriz. Esa agua de la que vine me aprisiona, me ralentiza, me ciega como animalito saponificado en su química de conservación bastarda.
Todas las y los muchachos que hay aquí me sobrecogen por sus intentos de recortar con tijeras esas sombras chinas de las que alguna vez te hablé; mas tú te deslizas con tu silencio de oruga que no sabe que siente lo que ama.
Si quieres te hablo, invento una pelusita roja que toca tus yemas con serenatas; dibujo una estrella de mar en el pelo de todas las chicas que cantan contigo, pero por favor ven; después de los rezos y de Dios; porque Dios nos queda chico y yo no quiero imbuírme de su misericordia.
Cuando estabas relativamente bien, decías que las voces te hablaban y yo inmediatamente te rogaba que no siguieras, porque la locura estaba permitida sólo en el centro de mis palabras, y su mordaza de animal viviente quedaba segregada a la estrechez de mi verbo.
La primera vez que me preguntaste, te conté que Aída era una ópera de Verdi, y que curiosamente el pasaje donde vivíamos también tenía nombre de músico. Luego te señalé el Canal de Suez, porque en el colegio aprendí a dibujar el Mare Nostrum de memoria.
(La memoria es una dama colorada
que repite en sus fuegos
sombras que nos quedan
por conocer)
Yo no sé de tus sombras ni de la soledad que te tuerce el labio.
Esta tarde, en estas manos ovilladas como gatos deposito la cartografía, la necesidad y la llaga. Vine a contarte fragmentos y a pedirte que por favor alejes tus cánticos de mí. Tengo demonios en la juntura en la pupila en los vellos que me crecen sobre el empeine. Tengo una sed de decir todo cuanto hemos olvidado. Vivimos en una casa en una calle con nombre de músico. Tú me dijiste del canto de la carencia de la astucia que había que tener cuando los delincuentes saltaban por la ventana. Yo te respondí que la familia valía menos que todos los charcos sucios del mundo. Tú te reíste y nos mordimos jugando. Tenía pavor, por eso te lo cuento.