martes, 23 de junio de 2009

.

Ya no es justo hablar de peces.

Voy a inventar un nuevo animal
que diga lluvia
y hable de los umbrales mermados.

El nuevo animal será tierno
y despeinado
y tendrá los labios rugosos;
de modo que al amarnos
me deje la piel herida
y vuelta a regenerar.

(Dicen que el agua
es cuestión de costumbre)

2 comentarios:

Natalia.F dijo...

el pez se hizo costumbre, y busca un animal...
Me gustó mucho!
saludos

La paciente nº 24 dijo...

El agua es torpe para lo sencillo, pero cualquier postura es buena para conversar con un animal. Debiera ser un puma como un triángulo de semillas; sería un bestialismo, que como todo bestialismo no llega a ser animal.


La palabra de verificación pone "tablero" como si hubiera movido una pieza de ajedrez. Algo así creo que me viene a decir.