martes, 17 de noviembre de 2009

Anhelante helado


El (r)ojo de su ombligo era azul
para dejarlo cautivo
en un rito iniciático.

1 comentario:

Unheimliche dijo...

Me encanta. Simplemente muy surrealista... y el surrealismo es un vicio...