martes, 6 de abril de 2010



Con el advenimiento de la calma, mis heridas vuelven a florecer.

1 comentario:

Señor Posmópolis dijo...

recuerdo la sutura, es decir, la escritura. hay que escribir de tal forma que las heridas florezcan pero no hacia el dolor, sino hacia el sentido o lo significativo.