jueves, 8 de octubre de 2009

Influencia en el buen o mal presagio





Recortar los nombres de mi vida

Reescribirlos en una servilleta de papel

Desplegarlos como un origami

Morderlos con los dedos
y con los dientes.

1 comentario:

Señor Posmópolis dijo...

si el amor es juego, con los nombres del amor hacer un crucigrama o convocar a todos nuestros amantes y ponerlos a jugar scrabble con sus propios nombres.