miércoles, 9 de marzo de 2011

Joceánica


Te amalgamo en la mañana con los brazos cubiertos de césped para abrazarte íntegra en la humedad de mis estaciones y decir despacito "te quiero" porque quiero establecer contigo diálogos secretos en estos pastos que nos arden para mecernos.

Entonces tú me susurras animalito Yo respondo con sonrisas vagas como si de eso trataran el verso y el trazo el cuerpo el fuego la memoria el café que no bebemos por estar ovilladas como gatos y este invierno que nos cierra sus ventanas.

Ayer escarbé en tu biografía que es como hundir las manos en tu pelo y la boca se moja los párpados se mojan las manos se mojan y llueve porque acá siempre llueve bajo las piernas y las nervaduras envejecen de quererse.

Después te vas a trabajar como si nada Un rictus facial me comienza me recorre como tormenta y por fin entiendo por qué ríes bajo el esqueleto de dos o tres paraguas.


5 comentarios:

c r o n o j o dijo...

este es el viceversa.
y llueve.
me llueve un poco.
y es terrible, porque rilke tiene razón.
comamos un helado bajo la lluvia?

Complicidad del Roce dijo...

el viceversa
del ala y el tròpico
fui canceriana en mis orígenes
hasta que el cuerpo
me llevó hacia la luz.

joselin dijo...

fuiste, eres y serás...

c r o n o j o dijo...

jajajaja, AAAAAAAYYYYY!!!...se escribió el comentario con ese nombre espantoso, traté de suprimirlo pero no se dejó.

Complicidad del Roce dijo...

al leerlo, dije "quién es esa joselin que osa posarse sobre las alas de mi joceánica?" y me dio risa.

como ves, sonrío mientras tú te sonrojas.